110817719

“La terapia básicamente es amor y meditación, sin amor y meditación no hay sanación posible” (Osho)

 

Qué es una terapia holística

En las terapias holísticas se trabaja en conjunto terapeuta y paciente.

El terapeuta es un mero acompañante que irá guiando y apoyando a la persona en su proceso de despertar y auto-conocimiento de sí mismo.

Debemos comprender que el ser humano consta de cuatro partes que integran su Ser:

1) cuerpo físico: abarca todos los órganos y sistemas encargados de mantener la salud, depende de la correcta nutrición, buenos hábitos, ejercicio
2) cuerpo emocional: abarca sentimientos, sensaciones, reacciones, fragilidad, miedos, angustia, tristeza, celos, resentimientos, manipulación, rigidez, separatismo, orgullo, apegos, ego, discriminación, inferioridad
3) cuerpo mental: maneja todos los procesos cerebrales, memoria, atención, concentración, discernimiento, obsesiones, traumas, fijaciones, dependencias, hábitos, conducta,patrones y creencias, tensión, estrés
4) cuerpo espiritual: honestidad, ética, respeto, conciencia, tolerancia, compasión, hermandad, fe

Lo que ocurre en una parte afecta al Todo, al resto de cuerpos. Por eso en muchas ocasiones vemos como poner parches o soluciones a un síntoma no son el camino de sanación.

Desde esta visión acompañaremos a las personas sirviéndonos de diferentes herramientas que ayuden a nivel físico, emocional, mental y espiritual a encontrar el equilibrio, la paz y armonía. Son técnicas profundas, efectivas, relajantes, liberadoras.

Terapias manuales:  Masaje Thailandés, Shiatsu, Reflexología

Otras Terapias: Técnica Regresiva, Lectura de Registros Akáshicos, Terapia Transpersonal, Codependencia, Terapia Sistémica, Reiki, Ayurveda, Esencias Florales, Aromaterapia Egipcia, etc…

“La salud es el silencio de los órganos, paz y tranquilidad en el espíritu. El síntoma es la voz de alarma del organismo, la señal de un desequilibrio”.

Sería una mentira el decir que un terapeuta cura, el que verdaderamente se sana es el paciente mismo, cuando observa y trabaja en los asuntos que tiene que afrontar. Y realmente comience a asumir responsabilidad de todo lo que generan sus actos, pensamientos, decretos y emociones. Finalmente nadie puede esconderse de su verdad interna.

Sólo a través del Amor podremos llegar a reconocer, liberar y superar  los cambios internos correspondientes.

La meditación permite conectarse con la fuente primordial de energía del universo – Dios – y realizar algo tan importante como retornar a la memoria del Amor, que es propia del ser humano.

De ahí que todo proceso terapéutico lo orientemos a que se sostenga a través de la práctica meditativa, que nos ayude a observar todos nuestros procesos y a ponernos en contacto con nuestro Ser Superior.

El Amor será el Camino Iniciático de vuelta a ese lugar sagrado…

 

  • Newsletter

    * = campo obligatorio

    powered by MailChimp!
  • Tel: 622 11 37 27

    info@devayana.es